You are here

Impulsar la innovación social: el objetivo de BoostINNO

07 May 2018

Diez ciudades en Europa participan en la red URBACT, donde la ciudad alemana Gdansk es la líder y Barcelona una de las ciudades socias.

En París, el presupuesto de los ciudadanos olímpicos; en Milán, la cuarta revolución industrial; en Wroclaw, la configuración de las calles comerciales de la ciudad junto con los residentes. El objetivo de todas estas iniciativas es el mismo: estimular la innovación social. Se trata de una filosofía para cambiar la forma en que se gestiona una ciudad, en la que el papel del poder ya no es planificar y gestionar la implementación de planes, sino codiseñar el futuro e introducir cambios innovadores con la participación de los residentes.

Son ellos quienes, como personas que conocen su entorno más cercano, tienen que cambiar la ciudad para mejor, desde adentro. Las autoridades y la administración de la ciudad deben ayudarlos, alentarlos y apoyarlos. En resumen, el gobierno local debe ser un agente de innovación social. El evento que resume el proyecto de BoostINNO no fue accidentalmente en Gdansk (del 11 al 13 de abril), porque es la ciudad –y concretamente el Departamento de Desarrollo Social del municipio- líder de la red de URBACT que pertenece a las Action Planning Networking.

Antes de que los participantes del proyecto de Barcelona, París, Estrasburgo, Turín, Milán, ​​Braga, Baia Mare, Wrocław y la provincia de Skania presentaran sus Planes de Acción para impulsar la innovación social, visitaron varios lugares en Gdansk con "energía innovadora".

En Orunia, se reunieron con representantes de la Fundación Gdansk, que durante años ha estado iniciando cambios sociales en este distrito. Como el impulsado con los vecinos, comercios y propietarios para transformar los patios comunitarios. También estuvieron en Garrison, que es un ejemplo emblemático de cómo crear nuevo tejido urbano. En Lower Town, conocieron los planes de revitalización del distrito y visitaron la ‘incubadora de energía’ del vecindario.

“No hubiera sido posible la transformación que hemos visto sin la participación de los residentes y las organizaciones sociales”, dijo Piotr Kowalczuk, concejal de Asuntos Sociales de Gdansk. “Gracias a ustedes, en toda la escala de ciudades, hemos visto cuáles son los desafíos en la innovación social. Recientemente, en París, los presidentes de todas las ciudades de la red BoostINNO firmaron una declaración de buena voluntad para promover la cooperación en esta área y esto es crucial para nosotros”, concluyó.

“No hay desarrollo económico sin relaciones sociales y viceversa”, aseguró por su parte Aleksandra Dulkiewicz, concejala de Economía. “Estamos tratando de implementar la gestión en Gdansk con la participación de los residentes, no puede ser de otra manera si queremos implementar nuestro objetivo estratégico de hacer de Gdansk una ciudad atractiva para la vida y el desarrollo. Independientemente de si alguien nació aquí, vino de Varsovia, Kiev o Madrid”.

¿Se nos permite experimentar?

Piotr Wolkowinski, el principal experto del proyecto BoostINNO, afirmó: “Co-diseñar el futuro junto a los residentes no será fácil, pero debe convertirse en la norma de las actividades de las ciudades. Uno debe aprender a encontrar un equilibrio entre la planificación y la participación de los habitantes y crear un ambiente favorable para esta cooperación. Por eso, una parte importante de los casi tres años de trabajo conjunto fue experimentar, probar ideas que no necesariamente dieron los resultados esperados”. “Tenemos que aprender sobre pequeños proyectos piloto y valorar el aprendizaje sobre posibles errores. En Silicon Valley, solo una empresa que ha sufrido obstáculos y ha sabido resolverlos, logra la confianza de los inversores”, comparó.

Por su parte, Kristian Radojčić, de la Secretaría de URBACT, también participó. “Creo que todos los participantes del proyecto BoostINNO han cambiado su mentalidad en el área de gestión de la ciudad, entendiendo cómo de importante y qué papel tiene la innovación social en las ciudades”. “Las ciudades son laboratorios de nuevas experiencias en esta área. Los publicitaremos y los involucraremos más en futuros proyectos de URBACT”, aseguró a los presentes.

Será una revolución

¿Cómo se involucraron los representantes de las ciudades en la innovación social? Podemos ver unos ejemplos.

Según su Plan de Acción, Wroclaw se centrará primero en el centro de la ciudad. Etá previsto establecer una mesa de ayuda, un lugar de apoyo y contacto para empresarios con tiendas en las calles comerciales y un punto de información donde, junto con los residentes y representantes de negocios, se diseñará una política de planificación del desarrollo de las calles centrales de Wroclaw.

Braga tiene la ambición de convertirse en una ciudad ‘100% amiga de los jóvenes’. “Probablemente no haya una ciudad en Europa que no se considere amiga de los jóvenes. Después de todo, tenemos universidades, oferta cultural específica, espacios para la recreación, y eso es todo lo que necesitan los jóvenes”, dijo Carlos Santos, quien destacó que se está invirtiendo en organizaciones juveniles e incluso hay municipios que destinan fondos de la UE para proporcionar servicios para esta franja de edad, como (por ejemplo) el apoyo a los recién graduados para entrar en el mercado laboral.

“Pero todavía no es suficiente y no hay ninguna opción para que los jóvenes puedan sentarse con el alcalde y hablar sobre sus necesidades”, explicó el representante portugués. “El papel de las autoridades municipales es estimular la relación con ellos y solo así se construye una ciudad ‘100% para los jóvenes’. Nuestro objetivo es definir un modelo de cooperación que permita la generación de energía para los jóvenes residentes y así resolver sus problemas reales y dar forma conjunta al desarrollo de la ciudad”.

Patrick Tranoy, de París, volvió a enfatizar sobre por qué la innovación social es la única opción de desarrollo para las ciudades: “Hace 25 años no nos ocupábamos de ello porque la democracia esta afianzada. Pero ahora, mantenerla es un desafío por culpa del auge de la xenofobia y el populismo. Más que nunca, debemos poner nuestras actitudes y compromiso en el centro cívico”. Partick Tranoy habló sobre el importante papel del presupuesto cívico en París (100 millones de euros por año, lo que supone el 5% del presupuesto de inversión de la capital francesa y explicó que se planea una edición especial para que los Juegos Olímpicos también sean un evento para los residentes.

La representante de Milán, Clara Caligaris, anunció la creación de la ‘Fábrica de Milán’, un espacio donde las tradiciones artesanales y de diseño de la ciudad se fusionarán entre sí como parte de la cuarta revolución industrial. “Cada una de las revoluciones anteriores comenzó con innovaciones específicas que impactaron en el desarrollo social: vapor, electricidad, electrónica”, comentó Caligaris. “Ahora es una revolución de combinar innovaciones que ya están a nuestro alrededor: impresoras 3D, robótica, Internet de las cosas... Tienes que estar preparado para un gran cambio en la economía, para muchas personas también para profesionales”. La respuesta al desafío es ser un oficio personalizado combinado con el diseño y la tecnología y la fuerza de las nuevas empresas, de las cuales la Milán moderna también es famosa.

Ya hemos escrito sobre cómo Gdansk implementará la filosofía de la innovación social. Vale la pena agregar que, como corresponde a un "enfoque innovador", el evento de Gdansk se tituló ‘(NO) conferencia de ciudades socialmente innovadoras’.

Al día siguiente, los socios del proyecto junto con activistas sociales locales conocieron y diseñaron un nuevo lugar en el mapa de Gdansk, que pronto se convertirá en la cuna de las innovaciones sociales de Gdansk y será el edificio en Dolna Brama 8 en la Lower Town.

 

La sesión plenaria del evento final de BoostINNO se pudo ver en directo en el canal de BoostINNO de Youtube.