You are here

Infoday: Sesiones de intercambio, sesiones productivas

30 October 2017

Tanto el Infoday de Madrid como el de Barcelona, han sido grandes oportunidades de conocer en profundidad el programa europeo URBACT. Desde los aspectos más iniciales como acercamiento, hasta las dudas más concretas de ayuntamientos que están a punto de dar el paso y convertirse en ciudades URBACT.

Todos ellos estuvieron de una manera u otra presentes en las dos sesiones informativas que en menos de un mes se han llevado a cabo desde el Punto Nacional URBACT en España. La primera tuvo lugar en Madrid, el pasado 29 de septiembre donde, arropados por las instalaciones del Medialab-Prado, se celebró el llamado InfodayES. En ella estuvieron presentes más de cien municipios y, entre ellos representantes de las quince ciudades que ya están dentro de URBACT y que ha demás han recibido la certificación de que han llevado a cabo propuestas nuevas con éxito. Es el caso de Avilés con su Grupo Local de Inmigración, la comunidad de co-working y banco del tiempo de La Colaboradora en Zaragoza o el proyecto de regeneración urbana participativa de Espíritu Santo en Málaga.


Junto a estas ciudades y a los responsables del programa europeo en España –Anselmo Sáinz, de la Dirección General de Fondos Europeos dependiente del Ministerio de Hacienda y Función Pública, y Jon Aguirre Such, socio fundador de Paisaje Transversal, oficina de innovación urbana que es Punto Nacional URBACT en el país-, decenas de ciudades interesadas en saber cómo funciona y en qué puede beneficiarles participar de esta red. Aguirre Such explicó cuál es la finalidad del programa y qué oportunidades tienen ahora las ciudades que quieran transferir conocimientos de otras ciudades incluidas ya en URBACT gracias a la convocatoria recién abierta conocida como Transfer Networks.


Experiencias de primera mano, las mejores


Una de las partes más interesantes de la jornada llegó de la mano de las ciudades que estaban invitadas a contar su experiencia en URBACT. Arrancó Javier Vázquez, como representante de Santiago de Compostela. Él hizo un recorrido por las motivaciones, procesos y resultados que obtuvo la capital gallega al involucrarse en URBACT, a la vez que destacó la importancia –no solo para participar en esta red- que tiene tener dentro del consistorio un departamento o equipo dedicado a asuntos europeos o relaciones internacionales. En el caso de Santiago, con el proyecto A Tropa Verde de reciclaje, explicó que pasó de contar con uno a que este desapareciera, lo que se mostró como un error y ahora están en proceso de recuperarlo de nuevo. "Es muy importante, para obtener soluciones y también financiación", indicó Vázquez, que aconsejó a las ciudades presentes que adecuaran su propuesta en URBACT con sus necesidades reales. "Hace falta más que voluntad para que tengan éxito, deben estar los intereses de todos alineados", contó, refiriéndose a una experiencia fallida en el pasado.


Málaga, que cuenta con una Buena Práctica gracias a su proyecto de convertir una zona deprimida en un referente de arte urbano en la ciudad, recordó su orientación hacia los programas europeos. Además de URBACT, participa activamente en otros como los EDUSI y Nieves Fernández, la representante europea, recordó que las posibilidades que te ofrece Europa con estas redes son muchas. Una visión diferente aportó Albacete, empezando porque su representante no pertenecía al Ayuntamiento. Pablo Prieto, de la Fundación CEEI, explicó que URBACT también abre la puerta a innovar a organismos y empresas que trabajan políticas urbanas y que también quieren mejorar sus procedimientos y crecer en soluciones sostenibles. Prieto destacó que hay que hacer un esfuerzo grande de adaptación de las buenas prácticas a las características del lugar, y que una parte fundamental para que el proyecto innovador tenga éxito residen en el Grupo Local de Apoyo. "Son fundamentales. Es necesario que sean personas constantes porque los procedimientos son largos, y que sepan reconocer un problema cuando se presente", advirtió.


"URBACT no solo ofrece conocimientos, sino que también posiciona tu ciudad en Europa", aseguró a los 150 participantes de la jornada Enrique Rodríguez, representante del Ayuntamiento de Gijón y veterano en esta red. 'Una puerta a Europa' es una expresión que se escuchó mucho, y es que, como evidenció Rodríguez, una vez que formas parte de una red, respondes y ven que funcionas, es mucho más sencillo ser aceptado en otros programas. Aunque, advirtieron de nuevo, lo importante es tener un arco teórico de las políticas públicas que encajen con los proyectos europeos, y no hacerlo al revés.


Proyecto piloto en Cataluña


Un evento muy similar, aunque con un ámbito de acción más reducido (limitado a las ciudades catalanas) se celebró el pasado 25 de octubre en Barcelona. El evento, organizado por la Diputación de Cataluña, congregó a numerosas ciudades y a las ya premiadas como Buenas Práctica URBACT. De hecho, Cataluña es la comunidad autónoma con más proyectos certificados con ocho ciudades responsables de nueve buenas prácticas (Barcelona hace doblete con dos proyectos). Además de estos, desatca otra ciudad, Mollèt del Vallés, que sin tener aún esa certificación tiene mucha experiencia URBACT. Mollet ha participado ya en un piloto de las redes  Transfer Network con la ciudad sueca de Södertälje. Ambas tiene un objetivo común: mejorar la alimentación de sus habitantes. Una ha aprendido de la otra y ahora se ven los resultados. Mollet, ‘transfer city’, en poco tiempo han logrado que en los 14 comedores públicos de la ciudad la comida sea de proximidad (producida a menos de 30 km), que el 80% se orgánica y el 100% de temporada. Hasta han logrado que el pan sea horneado con harina llamada "de piedra tallada", una antigua variedad reintroducida gracias a los programas de investigación del Ayuntamiento junto a la Universidad de Barcelona. Además, las hortalizas excedentes se procesan y se aprovechan.


El representante del municipio barcelonés, desveló en el Infoday la clave para que todo esto fuera posible: el tamaño de la ciudad y el equilibrio urbano-naturaleza. "Una ciudad pequeña puede hacer cosas muy grandes", indicó, y es que en Mollet, conservan el 50% de su territorio de forma natural y fomentando el parque agroecológico de Gallecs. Allí se llevó a cabo gran parte del cambio, contactando a productores locales, pero no solo eso. "Lo bueno de URBACT es que en los proyectos se impulsa la participación de agentes para el cambio, como en nuestro caso con directores de colegios, cocineros, nutricionistas, etc". Y concluyó: "Se trata de una forma de pensar obligada por la crisis económica y la falta de recursos, pero que obliga a aprovechar la sociedad del conocimiento y el ingenio para sacar partido a los recursos escasos".


Idea reforzada por Jon Aguirre Such en el evento. "Ciudades que comparten, enseñan y muestran los éxitos, mientras que otras aprenden, extrapolan y encuentran soluciones para sus municipios. Se trata más de aprender a pensar de otra manera que hacer un ‘copia y pega’", aseguró el represente del PNU.

 

RESUMEN DE #InfodayES

RESUMEN DE #InfodayCAT